Publicidad x correo


Fuente Marketingdirecto.com /El mailing postal es una de las herramientas más clásicas del marketing directo. Sin embargo, ha resistido bien el paso del tiempo y, pese a la pujanza de los nuevos medios digitales, sigue siendo una fórmula eficaz para contactar con el cliente. La revista Acquisa ofrece a continuación los siguientes consejos para diseñar campañas de mailing postal de éxito:

1. En una campaña de marketing directo postal hay que dar al sobre la máxima prioridad, tanto por el diseño como por el texto que contiene. Si no resulta lo suficientemente atractivo, el cliente no lo abrirá.

2. Los sobres con ventana son preferibles a las pegatinas adhesivas para escribir el nombre y la dirección del cliente.

3. No hay que olvidar incluir el nombre del remitente, ya sea en la parte delantera o trasera del sobre.

4. En la medida de lo posible, el remitente debe ser una persona con nombre y apellidos. Así se personaliza el envío.

5. Los sobres con imágenes son más atractivos que los que no las incluyen.

6. Los textos incorporados al sobre de una campaña de mailing postal deben ser lo más breves posible.

7. Los sellos resultan más atractivos al cliente que otras opciones de franqueo postal.

8. Las cartas en formato A4 con tipografía que simula una máquina de escribir y firma en color azul son percibidas por el cliente como más personales.

9. La carta incluida en un mailing postal debe ser firmada por una persona con nombres y apellidos, y también con un cargo concreto dentro de la compañía.

10. En la carta deben incluirse también los nombres y apellidos del destinatario. No vale emplear fórmulas impersonales como “Estimado cliente” o “Estimados señores”.

11. Los dos primeras líneas de una carta publicitaria se leen casi siempre. Por eso, debemos procurar resumir en un máximo de dos líneas el asunto del envío.

12. La fecha incluida en la carta debe ser lo más exacta posible. De lo contrario, es preferible suprimirla. Fórmulas genéricas como “Enero de 2011” o “Primavera de 2011” deben evitarse.

13. La tipografía empleada en la carta debe ser lo más legible posible. Las fuentes con remates de más de 12 puntos funcionan, por ejemplo, bastante bien.

14. Para que la legibilidad de la carta sea óptima hay que procurar que cada línea contenga un máximo de 60 caracteres y escribir párrafos de no más de 8 líneas. Además, cada párrafo debe contenido una idea como máximo y hay que evitar las frases de más de 15 palabras.

15. El contenido más importante de la carta debe ser repetido varias veces a lo largo de la misma y, a ser posible, ser destacado tipográficamente.

16. En el último párrafo de la carta, hay que invitar al cliente a reaccionar de alguna manera a lo que le hemos contado en la misma.

17. La firma incluida en la carta debe resultar lo más real posible.

18. Es recomendable incluir postdata en la carta para repetir algún dato de especial importancia para el cliente. Eso sí, la postdata no debe ser de más de dos líneas.

19. En caso de que la carta ocupe las dos caras de un folio, indicar siempre al cliente que debe dar la vuelta a la hoja, por más que pueda resultar redundante.

20. Hay que ser cuidadosos con el empleo de colores y fondos en la carta porque pueden dificultar su legibilidad.

21. El empleo de imágenes en la carta debe ser pertinente y apropiado. De lo contrario, se corre el peligro de distraer al cliente del texto de la misiva, que es lo realmente importante.

22. Al folleto que acompaña un envío publicitario hay que darle también máxima prioridad. Debe constar de un titular que resuma su contenido y que simultáneamente atraiga la atención del lector.

23. Junto al titular, es importante que el folleto o el tríptico contenga también imágenes atractivas. Al fin y al cabo, que el cliente se forme una buena o mala imagen de la empresa dependerá en buena medida de ellas.

24. La primera página del folleto debe ser reconocible como tal mediante el título y la inclusión de imágenes grandes y atractivas. La última página será, en cambio, mucho menos llamativa.

25. Cuando el cliente abre una carta de mailing postal, generalmente lo primero que mira es el folleto. Por eso, es tan importante darle un título adecuado y que su contenido esté en relación en la medida de lo posible con el mostrado en el sobre.

26. En las páginas interiores del folleto conviene incluir texto agrupado en pequeños párrafos y titulares para facilitar al máximo su lectura al cliente.

27. Al igual que la carta, el contenido del folleto debe promover la respuesta por parte del cliente.

28. Conviene finalizar el texto del folleto con un resumen de su contenido, agrupando, por ejemplo, todas las ventajas del producto o servicio publicitado en una pequeña lista.

29. Hay que demostrar al cliente que el producto o servicio promocionado es realmente eficaz incluyendo, por ejemplo, testimonios de otros consumidores en el folleto.

30. Si la oferta presentada en el folleto incluye regalos y descuentos, hay que destacar gráficamente esta ventaja de la forma más llamativa posible.

Marketing social vs. Social Media marketing

El Marketing Social es el que se aplica sin intereses lucrativos, con el objetivo de cambiar, modificar, eliminar o crear un uso, una costumbre o un hábito de la sociedad. Por ejemplo: dejar de fumar, usar preservativo, usar el cinturón de seguridad en el coche, etc.

Por otro lado,  el Social Media Marketing (SMM) o Marketing en medios sociales combina los objetivos de marketing en Internet con medios sociales como blogs, agregadores de contenidos, sitios de compartición de contenidos, redes sociales, sitios de microblogging y muchos otros.

Los objetivos del marketing de medios sociales serán diferentes para cada empresa y organización, sin embargo la mayoría abarca de alguna manera la forma de marketing viral para crear una idea, posicionar una marca, incrementar la visibilidad e incluso vender un producto.

Mailing vs. E-mailing

El mailing o correo directo consiste en enviar información publicitaria por correo postal. Se trata de un envío personalizado con la dirección y nombre de la persona o empresa destinataria. El mailing clásico suele contener sobre, una carta personalizada y un folleto publicitario, aunque existen muchas y creativas variables.

El e-mailing consiste en enviar información publicitaria por correo electrónico (e-mail, electronic mail). Se trata de un envío personalizado con la dirección de correo electrónica de la persona o empresa destinataria. El correo electrónico contiene un texto en lenguaje html y permite adjuntar documentos en formato digital. Su eficiencia, rapidez y bajo coste están logrando que el correo electrónico desplace al correo ordinario para muchos usos habituales.

Fuente Marketingdirecto.com /  Un 90% de los consumidores siente afinidad hacia los envíos de correo directo, según el último Direct Marketing Monitor International (DMMI), un estudio sobre tendencias del mercado realizado en 2008 en 30 países de todo el mundo, entre ellos España. Pese a ello, la distancia con el resto de Europa en lo que se refiere al uso de este canal de comunicación es todavía considerable: en nuestro país se registran unos 120 envíos por persona y año, mientras que la media europea se sitúa en 250.

El Direct Marketing Monitor International (DMMI) es una investigación que realiza todos los años en España la empresa Unipost, principal operador privado del sector postal español. El estudio se lleva a cabo al mismo tiempo en otros 29 países a través de DHL Global Mail, grupo al que pertenece Unipost. Por sus características, se trata del estudio más amplio sobre tendencias en marketing directo, ya que se elabora sobre la base de 18.500 encuestas realizadas en los países más importantes de los cinco continentes

El DMMI correspondiente a 2008 muestra un avance significativo de la influencia del marketing directo en España. Dicho avance se refleja en el número de personas que responden a los maillings de empresas, que ha pasado del 16% en 2004 al 32% durante el último año. Pese a ello, la proactividad del consumidor español a la hora de contestar a un envío es todavía inferior a la media europea, situada en el 45%. La investigación refleja que en nuestro país la receptividad al mailling es mayor entre las mujeres de nivel económico elevado y con un grado de educación superior a la media.

Muestras de producto
El estudio llevado a cabo por Unipost da las claves para que los mailings de empresa sean efectivos y capten la atención del consumidor. Por ejemplo, éste valora cada vez más aspectos como la inclusión de muestras de producto en el envío o el anuncio de sorteos. De hecho, un 30% de los destinatarios consultados en 2008 en España considera importante que el mailling contenga un sorteo de premios, frente al 11% que valoraba este aspecto en 2004. Además, según la investigación, el 56% de los consumidores considera que el diseño del envío es esencial para captar la atención del destinatario.

El DMMI analiza también el fenómeno de la venta por correo, cuyo grado de desarrollo en nuestro país se encuentra aún por detrás de las cotas europeas. De hecho, un 28% de los españoles que reciben información de un producto a través de un mailling adquiere ese artículo por correo, frente al 52% de los europeos. Siete de cada 10 consumidores españoles que responden a un mailling prefieren desplazarse al punto de venta para examinar el producto publicitado por sí mismos.

Hombre y mujer, intereses opuestos
A la hora de definir los temas que interesan al hombre y la mujer en España, el estudio de Unipost muestra claras diferencias. Mientras que la consumidora tiene especial interés en recibir envíos de marketing directo realizados por empresas de cosmética (97%), decoración (69%) y moda (62%), el hombre es especialmente receptivo cuando la publicidad que llega a su hogar tiene que ver con la electrónica (83%), los coches (75%) y el deporte (71%).

Ambos sexos coinciden, eso sí, en el interés por los envíos relacionados con el entretenimiento, los viajes y el turismo o las telecomunicaciones. Aunque los temas de salud y bienestar captan la atención del ciudadano en todo el mundo, en España el interés es mayor, hasta el punto de que el 57% de los consumidores muestra afinidad hacia este tipo de publicidad, frente al 43% de los europeos.

Aunque la marca ejerce en nuestro país un claro efecto a la hora de fidelizar al cliente –el 75% de los españoles declara ser leal a las marcas de siempre- casi la mitad de los consumidores –un 48%- prueba con gusto nuevos productos, un porcentaje superior a la media europea, situada en el 38%.

El Direct Marketing Monitor International (DMMI), que fuera de España es elaborado por DHL Global Mail en colaboración con el Instituto de Estudios de Mercado TNS, define las claves del éxito del marketing directo y las tendencias del consumidor en 30 mercados distintos. El estudio es especialmente útil no sólo para conocer el comportamiento del usuario español, sino también para aquellas empresas de perfil exportador que tienen interés en penetrar en mercados extranjeros.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.