Fuente Marketingdirecto.com /Facebook cuenta con muchas utilidades para la comunicación interpersonal que también está adaptando a las necesidades de empresas y marcas, visto el aluvión de empresas que empezaron a crear sus perfiles como si de usuarios particulares se tratara.

Las páginas de Facebook son una herramienta gratuita y que la propia empresa diseña. Para entusiasmar a los usuarios y acercarlos a la página, hay que buscar contenidos interesantes. Sólo cuando los propios usuarios sean activos en la interacción con la marca, se difundirá su mensaje y la propia marca en el muro de los usuarios, es decir, se producirá la viralidad.

Las páginas de Facebook son una herramienta sencilla que permite crear comunidades de fans en torno a una marca o un producto y que facilita la posibilidad de establecer el diálogo con los clientes y consumidores. Desde el punto de vista del CRM (Customer Relationship Management o gestión de las relaciones con los clientes), las páginas facilita opciones muy convenientes:

  • Posibilitan la identificación de los fans con la marca
  • Proporcionan nuevos contenidos de la marca a los fans
  • Facilitan la comunicación de los clientes y fans hacia la marca
  • Generan estadísticas sobre los usuarios

Para comenzar a construir comunidad en torno a la marca, hay que empezar por hacer publicidad. Los denominados Self Service Ads prestan un buen servicio a este respecto, y además permiten a los usuarios hacerse fans con un solo clic. También resulta interesante crear una URL fija con el nombre de la empresa (www.facebook.com/nombre), aunque para poder hacerlo la página tiene que tener más de 1.000 fans.

Si se consigue tener una buena cantidad de fans, el muro de noticias se encargará de difundir los contenidos de la marca y de hacer crecer la comunidad de fans; pero es una condición ineludible que los contenidos resulten atractivos y que se actualicen a buen ritmo.

Las aplicaciones: ¿marketing inadvertido?

Pero además de las páginas, Facebook ofrece las aplicaciones, que son pequeños programas que funcionan desde Facebook y permiten a los usuarios que las agregan a sus perfiles acceder a sus contenidos. Las aplicaciones también permiten reunir una buena base de fans. Una vez que se crean y se suben a Facebook, aparecen en listados públicos accesibles por todos los usuarios.

El reto de las aplicaciones de marketing está en conseguir que los contenidos, o la propia aplicación, se difundan en Facebook. Pero lo interesante es que sus funciones pueden ser ilimitadas y pueden facilitar a las empresas cuantiosos datos sobre qué hace el usuario online, cómo se relaciona o qué le gusta. Las aplicaciones también se deben promocionar con publicidad en la plataforma.

Formatos publicitarios

– Self-service: Son los anuncios más populares en Facebook y se crean mediante el administrador de anuncios. Estos anuncios se realizan sobre plantillas predeterminadas con una serie de limitaciones: el título del anuncio solo puede tener 25 caracteres y el texto 135; la imagen tiene que ser de 110×80 pixels y debe incorporar un enlace a la página de destino. Estos anuncios incorporan el botón “Me gusta”, con el que los usuarios pueden indicar si les gusta un anuncio, lo que se difundirá por los perfiles de los amigos de esos usuarios.

 – Display: Microsoft Advertising vende la publicidad gráfica que se puede insertar en Facebook. Son anuncios más grandes que los anteriores y obtienen mayor atención. Estos anuncios sólo se pueden pautar mediante acuerdos de precio por mil impresiones.

 – Homepage Ads: La página de inicio de Facebook también da cabida a la publicidad, que se inserta en la esquina superior derecha, sobre la columna de “Lo más destacado”. Estos anuncios tienen un tamaño de 250×110 pixels. Lo interesante de estos anuncios es que los usuarios pueden realizar acciones directamente en el anuncio, por ejemplo, dejar un comentario.

 – Regalos virtuales: Facebook cuenta con una tienda de regalos virtuales que los usuarios pueden comprar para regalar a otros usuarios. Los anunciantes también pueden crear sus propios regalos y ponerlos a disposición de los usuarios de forma gratuita.

 – Facebook Connect: Esta tecnología permite acceder a parte de los contenidos que se publican en Facebook desde sitios web externos. Así, los anunciantes podrían difundir en Facebook las campañas realizadas en sus sitios web.