Fuente The Slogan Magazine.com /El Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) recogió la publicación de la nueva ley de financiación de RTVE. Al hacerse el día 1 de Septiembre de 2009 efectiva, RTVE deja ya oficialmente de contratar nuevos espacios publicitarios.

Esta medida no conllevará, sin embargo, que se deje de emitir publicidad en la radiotelevisión pública estatal. Como está previsto en la ley, se seguirá emitiendo la publicidad que fue contratada en los meses anteriores a la puesta en funcionamiento de la ley, aunque la disminución de los minutos dedicados a publicidad será palpable.

Javier Pons, director de TVE, aseguró que la televisión pública se encuentra ya preparando un plan de programación extra que estará destinada a sustituir los minutos que a diario se dedicaban a la emisión de anuncios. El 30 de julio la ley superó su trámite parlamentario en el Senado. El proyecto fue llevado a término de forma especialmente urgente desde que fuera anunciado por el presidente del Gobierno en abril.

La esencia de la ley es sustituir los ingresos publicitarios que obtiene la radiotelevisión pública estatal por las aportaciones que tendrán que realizar las televisiones privadas (tanto en abierto como de pago), el Estado y los operadores de telecomunicaciones. La medida ha sido muy contestada en el sector publicitario y también entre los operadores de telecomunicaciones, que la contemplan como un gravamen más que no les aportará un beneficio compensatorio.

El presupuesto de RTVE queda fijado en 1200 millones de euros hasta el año 2011. A partir de ese año, podrá crecer un 1% entre 2012 y 2014. Esta cantidad saldrá en parte de las arcas del Estado y, por otro lado de las cantidades que aporten las televisiones privadas (un 3% de sus ingresos brutos); las televisiones privadas de pago (un 1,5%); y los operadores de telecomunicaciones (un 0,9%). RTVE también recibirá aportaciones a través de la venta de sus programas y formatos en mercados internacionales y un porcentaje del rendimiento de la tasa sobre reserva de dominio público radioeléctrico.

La ley establece también limitaciones sobre los gastos que efectúe la corporación en compra de espacios. En este sentido, RTVE no podrá sobrepasar un 10% de su presupuesto anual en la compra de eventos deportivos (excluyendo las Olimpiadas) y un 60% de sus contenidos tendrán que tener origen europeo.