Fuente Expansion.com / Más de cuatro millones de donantes colaboran con entidades sin ánimo de lucro, y lo seguirán haciendo a pesar de la crisis. Sin embargo, el importe de las aportaciones es menor.

Más de cuatro millones de personas en España –el 11% de la población– colaboran actualmente con las ONG. Las donaciones que los españoles aportan a este tipo de entidades suman un total de 782 millones de euros. Unas cifras nada desdeñables teniendo en cuenta la situación de crisis por la que atraviesa nuestro país.

A pesar de que muchos de los hábitos cotidianos de los españoles se están viendo afectados, los donantes mantienen su apoyo a estas organizaciones conscientes de su mayor utilidad en los tiempos actuales. Sólo un 2% de los donantes ha renunciado, o se ha visto obligado, a dejar de seguir colaborando con estas instituciones. Como asegura Marcos Concepción, director de la Asociación Española de Fundraising (AEF), “la solidaridad, la satisfacción personal, el deseo de cambiar el mundo y la confianza que depositan en nuestras entidades son los principales motivos que impulsan a los españoles a seguir colaborando, mantenerse fieles y a hacer un esfuerzo en su economía personal”.

La coyuntura actual sí ha afectado al importe medio de las aportaciones, ya que el 25% de los donantes reconoce que modificará a la baja su cantidad cedida. Así en 2004 esta cifra alcanzó los 16 euros frente a los 14 de 2008. Son datos que se extraen del estudio La colaboración de los españoles con las ONG y el perfil del donante, elaborado por la AEF, con el apoyo del Ministerio de Sanidad y Política Social.

El modelo francés

Sin embargo, España está aún lejos de las cifras que manejan países como Alemania, Francia y Bélgica, en los que el porcentaje de ciudadanos colaboradores es superior al 30%, o en Estados Unidos, donde el 90% de la población realiza alguna aportación. “Los motivos obedecen a razones culturales, históricas y fiscales, como la reciente salida de la dictadura en la que el Estado lo amparaba todo y la también reciente posición de España como país rico.

Además, mientras en países como Francia el mecenazgo a las ONG cuenta con una desgravación de entre el 60% y el 65%, en España se sitúa entre el 25% y el 35%”, comenta Concepción, quien considera necesaria una reforma de la Ley de incentivos al mecenazgo similar a la gala.

Y si bien las aportaciones de particulares, empresas y Administraciones han disminuido, una de las consecuencias positivas de la crisis –y del paro– es que cada vez más personas deciden colaborar con las ONG a través del voluntariado. “Es una fórmula en la que nos apoyamos. El número de voluntarios y la capacidad de servicios que estos pueden ofrecer ha aumentado, ya que en una gran mayoría se trata de personas que cuentan con formación y experiencia”.

La lucha contra el hambre y el desarrollo de los países pobres, la ayuda a la infancia, el apoyo a situaciones de emergencia y la defensa de los derechos humanos son las causas que suscitan una mayor sensibilidad. “A ellas se suma una clase que pide ayuda que antes no necesitaba, la de la gente parada y cuyos subsidios se han acabado. Las prioridades siguen siendo las mismas, pero la asistencia pura y dura cobra importancia”, destaca el director de la AEF.

En plena campaña de declaración de la renta, el 0,7% que el contribuyente puede destinar de su cuota íntegra a fines sociales se convierte en vital para estos necesitados. “Pedimos que la gente marque la casilla de las ONG, de la Iglesia o ambas, según sus ideologías, ya que no son excluyentes, sino que suman”, reclama Concepción.  Más de cinco millones de personas se beneficiaron el año pasado de estas simples cruces. Este año pueden ser más las que lo necesiten.

Fondos para vacunas

Las vacunas son una pieza fundamental para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir en dos tercios la mortalida infantil. Por ello, diversas instituciones españolas (la Agencia Española de Cooperación y la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional) y ONG anunciaron el martes la donación de 29 millones de euros a Gavi Alliance (una alianza público-privada que tiene como fin la inmunización a los niños de los países más pobres).

“En tiempos de crisis es particularemente importante invertir en sectores sociales como el de la salud”, afirmó la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez. Julian Lob-Levyt, secretario ejecutivo de GAVI, calificó a España como un país modelo, ya que tanto el sector publico como el privado ofrecen ayuda a la inmunización.

Menos ayuda al desarrollo

“La ayuda oficial al desarrollo por parte de los donantes podría reducirse a lo largo de 2009”, anunció el pasado martes la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez, quien explicó que el III Plan Director de la Cooperación Española se ha contextualizado dentro del marco de la crisis internacional. por lo que se han tenido en cuenta diversos factores comunes a todas las zonas donde opera España.

Uno de los objetivos de dicho plan es el incremento de la ayuda a los países socios, hasta alcanzar el 0,7% del PIB en el año 2012. “Además, se pretende incluir a África como uno de los países prioritarios dentro del Plan y distribuir los fondos a partes iguales entre África y América Latina”, aseguró Rodríguez.